Desafiando Tu IncoherenciaūüôĆūüŹĽ

‚ÄúLos pol√≠ticos son muy incoherentes‚ÄĚ, ‚ÄúLa gente en esta pandemia es totalmente incoherente‚ÄĚ, ‚ÄúMi jefe me pide que sea puntual en el horario y √©l nunca lo es, es un incoherente‚ÄĚ, etc. Sin embargo‚Ķ ¬ŅSomos capaces de aceptar que muchas veces nosotros actuamos de forma incoherente? Todos en algunos momentos actuamos de forma coherente y en otros momentos, de forma incoherente.

Te invito a hacer foco sólo en ti para desafiar tu incoherencia.


¬ŅEn qu√© nos basamos cuando hablamos de Coherencia?

Cuando opinamos sobre la coherencia de una persona, de un relato, de un gobierno, etc podemos darnos cuenta que su esencia se basa en la comparaci√≥n. Definimos a alguien como Coherente o Incoherente al comparar lo que hace con lo que dice, piensa o siente. Por ejemplo, comparamos lo que una persona opina sobre un cierto tema y c√≥mo act√ļa cuando se ve involucrada en ese tema. Tambi√©n podemos comparar lo que un pol√≠tico promete en su campa√Īa electoral con lo que realmente hace cuando asume el poder. De esa comparaci√≥n surge nuestro juicio: ‚ÄúQue pol√≠tico Incoherente‚ÄĚ. La base es la comparaci√≥n.


Cuando nos hemos puesto una meta y logramos el objetivo mediante acciones que se alinearon coherentemente con lo que deseábamos y habíamos planeado nos sentimos realizados, esto incide positivamente en la autoestima y la felicidad.


Por el contrario, cuando descubrimos una incoherencia en nosotros, o sea tenemos el juicio de que actuamos de una manera diferente a lo que decimos, pensamos y sentimos, inmediatamente se dispara una alarma emocional y nuestra armonía interior se ve afectada.


Emociones como enojo, decepción, tristeza o angustia pueden movilizar nuestra armonía cuando sentimos que hemos sido incoherentes. Nuestra imagen e identidad se ve afectada y por ende debemos lidiar con una catarata de emociones y pensamientos internos que nos aleja, en ese momento, del bienestar personal...


Cuando te encuentres en este estadio propongo que no mires a un costado como si nada hubiera pasado y desaf√≠es a tu opini√≥n de ‚ÄúIncoherencia‚ÄĚ haci√©ndote las siguientes preguntas:

¬ŅEn qu√© √°mbitos siento que estoy siendo incoherente? ¬ŅEn qu√© actos puntuales estoy pensando?

¬ŅMe gustar√≠a modificar esos actos o me siento contenta actuando de esta nueva forma?

Si me siento contenta actuando de esta nueva forma:

¬ŅPara qu√© me sirve mantener esta nueva forma de actuar?

¬ŅEn qu√© me baso para pensar que esta nueva forma de actuar es la correcta?

Si quiero modificar esos actos:

¬ŅEn qu√© me baso para pensar que esta nueva forma de actuar no es la correcta?

¬ŅQu√© tan comprometida estoy en mantener con mis actos lo que digo, pienso y siento?

¬ŅQu√© acciones puedo hacer hoy para volver al camino de la coherencia?


Con estas preguntas veremos 2 caminos para salir de ese estadío emocional que nos afectaba esa paz interior:


Replanteando paradigmas con los cuales en alg√ļn momento estuvimos de acuerdo. Podemos descubrir que ya no opinamos igual y decidimos que es hora de cambiar.

Retomando el camino de la coherencia, esto implica volver a actuar seg√ļn lo que decimos, pensamos o sentimos.

Ambos caminos requieren de valentía, de aceptar cambios profundos, de reconocer errores, pedir perdón y estar comprometidos a accionar diferente.


Desafiar tu incoherencia a través de estos 2 caminos te devuelve la armonía interior, te empodera, te da confianza y te hace crecer como ser humano.


¬ŅEst√°s lista para mirarte al espejo y desafiar tus incoherencias?


-

Alfredo Lambardi Director y Fundador de Experiencia Líderes. Coach Ontológico Profesional


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ASI