Seleccionar página

@Dr.Chimés

Médico Veterinario y periodista con más de veinte años de experiencia en divulgación de la ciencia y promotor de una cultura del cuidado de los animales de compañía y el medio ambiente.

El síndrome de ansiedad por separación es un problema de conducta que se puede presentar en nuestros animales de compañía debido principalmente a un “exceso de cercanía” con ellos, es decir, se acostumbran a estar todo el tiempo acompañados y al momento que se quedan solos no pueden controlar su ansiedad.

Imagínense ahora con la cuarentena, que en muchos casos han estado las veinticuatro horas con nosotros. Se presenta principalmente en perros, aunque los gatos también la pueden sufrir.

La vocalización excesiva (llanto, gemidos, maullidos) no comer ni beber mientras el dueño está ausente, eliminación (a menudo orina) en lugares inapropiados, destruir muebles, cortinas, rascar puertas y paredes, son algunos signos del síndrome.

Lidiar como tutores responsables de nuestros animales de compañía con este síndrome, es difícil y se puede convertir en un factor que nos impida disfrutar plenamente de nuestros mejores amigos.

Les comparto cinco consejos para prevenir y tratar el síndrome de ansiedad por separación:

  • Sigue un horario concreto, es decir, crea una rutina diaria marcada que le transmita confianza. Para ello lo ideal es seguir un horario de comidas, de higiene o de juegos. Intenta crear actividades en las que lo incluyas. Esta es una de las mejores formas de tratar la ansiedad.
  • No le castigues por los destrozos que pueda hacer, sino prémiale siempre que lo haga bien. Recuerda que el castigo provoca estrés y malestar, algo que puede agravar la ansiedad por separación. Mejor utiliza el refuerzo positivo, la paciencia y el afecto.
  • Procura que tenga su espacio propio, se que nos gana el cariño, pero no es lo mejor compartir con ellos nuestra cama.
  • Cuando regresamos a la “nueva normalidad” hay que hacerlo poco a poco, salir un rato, regresar, no hacerle muchas fiestas, aunque nos reciban con la mayor alegría.
  • Dejarle juguetes y enriquecer su espacio ayuda mucho durante tu ausencia.
  • Controla tu propia ansiedad, muchas veces los animales se contagian de nuestro nivel de stress.

 

En casos graves es necesario acudir a un etólogo que es un especialista en comportamiento animal.

Con mi reconocimiento a las mamás que generalmente son las que toman la responsabilidad del bienestar de los animales que disfrutamos en familia, les comparto mi correo  chimes.doctor@gmail.com donde estaré al pendiente de cualquier duda o comentario.